¿Cuántas veces has tratado de establecer conversación con alguien y simplemente no te sientes cómodo siguiendo tal interacción? Una de las razones puede ser que no te sientas escuchado, que la otra persona sólo hable de sí misma o exponga sus puntos de vista sin escuchar a su interlocutor.

La razón por la que lo hago ver desde esta perspectiva es porque quiero que pienses en cuánto te agrada la gente que de hecho te escucha, a diferencia de aquellos que sólo hablan de sí mismos. Si te has percatado de esto puedes imaginarte lo poderosa que es esta herramienta.

Imagina aplicar esto al trabajo, imagina todos los contactos que puedes obtener si consigues agradarle a la gente. Es seguro que tus oportunidades de triunfar aumentarán exponencialmente. El cielo es el límite.

Presta atención a lo que la gente tiene que decir, te vas a ganar su confianza y tendrás oportunidades de crear poderosas alianzas que beneficiarán tu futuro.

 

-Erick M.